Personal del Grupo de Atención de Emergencia Municipal (GAEM) realiza la demolición controlada. Foto: GAMLP
Personal del Grupo de Atención de Emergencia Municipal (GAEM) realiza la demolición controlada. Foto: GAMLP

La Alcaldía continúa monitoreando la zona; se derribó el 85% de la primera casa

AMUN/23-07-24

A una semana de la caída de un talud en la zona Llojeta El Rosal que afectó a tres viviendas con fisuras de consideración, la Secretaría Municipal de Resiliencia y Gestión de Vulnerabilidades, con el apoyo de la Subalcaldía Cotahuma, avanza en la demolición controlada.

“Se demolió cerca del 85 por ciento de la primera vivienda que ha sido la más afectada. Continúan los trabajos y de forma constante se realiza la verificación de los testigos dejados hace una semana”, explicó el subalcalde de Cotahuma, Gonzalo Gonzales.

La mañana del pasado sábado inició la fractura y el desmoronamiento de un talud ubicado sobre el río Jarañapampa, que alarmó a los vecinos que viven en ese sector. La Subalcaldía notificó para que las familias afectadas abandonen sus casas ante el riesgo de un derrumbe.

“Se acordó con los vecinos que, una vez concluidos los trabajos por parte de la Secretaría Municipal de Resiliencia, se hará la demarcación del área verde y la vía en la parte superior del talud”, dijo el subalcalde de Cotahuma.

///

Deja un comentario