Obreros y técnicos atienden emergencias por lluvias con maquinaria pesada en la zona Sur de La Paz, el 20 de marzo. Foto: AMUN

Trabaja en el aérea de prevención de riesgos de la Alcaldía de La Paz

AMUN/27-05-24
“Mis hijos me ven con orgullo”, dijo Claudia Mamani Cusi. Siempre sonríe al hablar. A sus 27 años presume su licencia de categoría T, sí, puede manejar retroexcavadoras, topadoras y tractores oruga.

La Agencia Municipal de Noticias (AMUN) conversó con la única operadora de maquinaria pesada en la Alcaldía de La Paz. “Es duro el trabajo en época de lluvias”, relató la joven. Es madre de tres niños, de 11, ocho y dos años de edad, para quienes prepara el desayuno, almuerzo, cena y ayuda en sus tareas escolares.

Vive en El Alto y durante el día también debe encargarse de las labores de su casa junto a su pareja, quien es conductor de transporte público. “En la Entidad Descentralizada Municipal de Maquinaria y Equipo (EDMME) soy la única, me dicen ‘qué bien que manejes’, mis compañeros me apoyan”, comentó Claudia.


Dichas dependencias ediles están en la zona Sur de la ciudad paceña, al borde del río La Paz. Cada día, la joven madre cambia su pollera por un overol. Trabaja en horario nocturno, hasta las 05:00, pero, si hay muchas emergencias, especialmente en temporada de lluvias, se queda más tiempo.

Cumplió su sueño

Con una sonrisa subió a su retroexcavadora para la entrevista con la AMUN en la cabina, donde se siente más cómoda. “Soñaba desde niña manejar, jugaba que era operadora, siempre quise operar estas máquinas”, contó Claudia mientras acomodaba su equipo cerca de las volquetas.

“En La Paz hay muchas pendientes y ríos”, explicó la trabajadora municipal a tiempo de comentar que estuvo en la caída de talud en Jinchupalla, en el macrodistrito Cotahuma, hace más de un mes. Trabajó bajo una intensa lluvia; horas más tarde, la enviaron a otra zona.

La joven es experta en identificar las características de cientos de barrios, cuencas y vías de la sede de Gobierno. “¿Mi mensaje a las mujeres?, decirles, deben ponerse fuertes y seguir adelante, lo que una sueña, tienen que cumplir”, expresó Claudia con un gesto de alegría.


A sus 13 años, el primer vehículo que condujo fue un taxi Nissan, años después comenzó a cumplir su anhelo de infancia, fue operaria en un negocio arenero. “¿Me preguntas si fue difícil?, claro que sí, fue muy difícil, pasé muchos obstáculos, pero seguí, siempre sigo y sigo”, confesó la operadora sobre sus vivencias.  

///

Deja un comentario