Alcaldía paceña impulsa el reciclaje de plásticos ante las toneladas que se generan y entierran al día

0
343 lecturas

Director de Prevención y Control Ambiental, Marco Martínez

El objetivo es reducir la contaminación ambiental

AMUN/9-07-24

Entre 600 a 700 toneladas de residuos sólidos son depositadas diariamente en el relleno sanitario de Sak´a Churu. De ese total, solo 60 toneladas son de plástico, motivo por el cual la Alcaldía de La Paz hace un llamado a la población a “no ahogar el planeta” y promueve el reciclado de las bolsas del Alimento Complementario Escolar (ACE) para reducir la contaminación ambiental.

La Agencia Municipal de Noticias (AMUN) entrevistó al director de Prevención y Control Ambiental, Marco Martínez, para conocer las acciones ambientales que se ejecutan en este sentido en el municipio paceño.

Director Martínez, ¿qué se hace con las bolsas nylon, principalmente del desayuno escolar?

Hay que conceptualizar que ya no son el problema las bolsas de plástico. Tenemos un Día Internacional Libre de Bolsas de Plástico porque así se lo consideraba hace años atrás.

Ya han ocurrido varios sucesos y reuniones a nivel mundial que consideran ahora a los plásticos de un solo uso, donde el 60% son las bolsas, el 40% son los envases de comida, los vasitos, las bombillas.

Entonces, todo esto ahora se suma a plásticos de un solo uso. En este sentido les voy a dar un dato que en el relleno sanitario hemos hecho una caracterización de los residuos que nos ingresan, donde el 6% es plástico.

¿Qué representa ese 6%?

Al día nos entran 600 toneladas a 700 de residuos sólidos. Quiere decir que cada día está  entrando entre 50 a 60 toneladas de plásticos, botellas pet, de champú, aceite, las bolsas. Entonces, al día entra entre 50 a 60 toneladas de plástico que se recolecta en los contenedores.

Ahora tenemos problemas que se van suscitando en las laderas, en diferentes laderas. Llamémosle un poco la idiosincrasia de la gente, la educación de la gente, ya que la  bolsita no la meten al contenedor, sino la dejan en el poste.

Vienen nuestras mascotas lo rompen, liberan todos los residuos y el plástico llega a la cuneta, a tapar los sumideros, llega a la quebrada más abajo. Otro mal hábito que tenemos de las bolsitas es no dejar en el papelero, sino lo dejamos debajo de la banca, lo dejamos en la jardinera y encontramos diferentes tipos de plástico.

¿Qué acciones realiza la Alcaldía de La Paz ante esta situación?

Como Gobierno Municipal de La Paz hemos emprendido, a través de la Secretaría Municipal de Gestión Ambiental desde la gestión 2022, el proyecto de Escuelas Sustentables, es decir, llegar a las unidades educativas.

Con una prueba piloto hemos llegado a 30 unidades educativas donde se les enseña, tanto a los profesores y a los niños, el manejo de residuos sólidos, protección de áreas verdes, protección de áreas protegidas, contaminación de aire y agua, y el manejo de la materia orgánica para hacer compost.

Lo que hemos fortalecido más en las unidades educativas es el manejo de residuos sólidos porque como Gobierno Municipal nosotros les entregamos el Alimento Complementario Escolar o conocido como el desayuno escolar.

El desayuno escolar viene en dos o tres bolsitas. La leche, la parte sólida. Por ello, les hemos dado estas unidades educativas contenedores diferenciados, amarillos y azules.

Azul para todo lo que es papel y el amarillo para todo lo que es plástico. De las 33 unidades que han empezado ahora estamos llegando a 120 y la meta es llegar el siguiente año a 180 unidades educativas.

Niños de primaria junto a sus maestras depositan botellas de plástico en un contenedor amarillo ubicado en la escuela. Foto: SMGA.

Actualmente, estamos trabajando con 120 unidades educativas. Quiere decir que hemos incrementado nuestras unidades educativas. Les hemos enseñado a los chicos que esa bolsita nylon que ellos depositan, si son las de leche principalmente, son de baja densidad por sus características, que lo separen porque tiene un uso.

Si lo lavo, lo pico, puede ser utilizada por Emaverde (Empresa Municipal de Áreas Verdes y Parques) o por otras empresas como material reciclado. Entonces puede entrar a un proceso de recirculación y les hemos dicho véndanlo, véndanlo y van a generar un ingreso. No piensen que va a ser millones, pero sí generan un ingreso.

Nosotros hacemos la recolección, buscamos a un operador cuando hay cierto volumen, el operador viene por tres, una tonelada, dos toneladas. Entonces nosotros lo almacenamos, a tal unidad educativa le pertenece 300 kilos, se le da la suma de dinero de esos 300 kilos. Esa es la manera que hemos empezado a articular porque una persona, una empresa no va a ir por un kilo a la unidad educativa, va por más.

¿Cada cuánto tiempo van a las unidades educativas a recoger los residuos?

Nosotros recogemos una vez a la semana de las unidades educativas para llevarlo al punto verde que tenemos como secretaría y el operador recoge cada 15 días, porque generaríamos mal olor y los vecinos empezarían a molestarse.

En la semana que se recoge de las unidades educativas, en promedio ¿cuántos kilos de  bolsas que se recogen?

Estamos hablando entre tres a cinco kilos.

¿De las 120 unidades educativas?

Sí, en promedio, aunque en algunos van a llegar 10 kilos por el número de alumnos. Hay una unidad educativa que tiene 300 y hay otra que tiene 1.000. Entonces la que tiene 1.000 alumnos, el recojo es de dos veces a la semana, a la que tiene 300 es una sola vez a la semana.

¿Quiénes compran las bolsas?

Bueno, hay dos operadores porque como Gobierno Municipal nos obliga la ley a conocer la trazabilidad de la bolsa, es decir, yo los recojo y dónde lo voy a depositar.

La empresa Escorpio, que es un operador, lo lava, lo seca, lo pica, y lo vende a la empresa Innovaplast, que utiliza una base de estos residuos para su proceso de fabricación de bolsas.

Entonces un 1% Innovaplast, utiliza como materia prima bolsas reciclables. Nosotros como Gobierno Municipal tenemos en nuestra Planta de Clasificación en Alpacoma, una planta de seis toneladas día, pero no llegamos a esa cantidad.

Nosotros lo lavamos, lo picamos y ese material picado lo entregamos a Emaverde para que haga plastimadera.

La empresa Innovaplaz ha querido entrar en esa rueda de negocios, pero me ha pedido 12 toneladas día. No llego a esa cantidad, no llegamos.

Ahora, si la conciencia nuestra dijera, esta bolsita lo voy a dejar de Gobierno Municipal de La Paz en tal lugar, todos los vecinos, esa cantidad se incrementaría. Lo llevamos a la planta de clasificación, lo lavamos, lo picamos, lo secamos, podemos vender a Innovaplaz, podemos entregar a Emmaverde este material, porque ya es materia prima para nuevas bolsas.

Vista de la celda Sak´a Churu II que fue habilitada el 21 de junio. Foto: AMUN.

¿Con esos tres a cinco kilos que se recogen a la semana, ¿cuánto se genera en total y cuanto se entrega a cada una de las empresas?

A la empresa Innovaplast tratamos de entregarle entre 12 a 15 toneladas cada 15 días, de esto genera entre 200 a 300 bolivianos, lastimosamente el precio es bajo, pero ya sacar de nuestras casas a una bolsa y entregar a un operador autorizado, hemos hecho una gran tarea para cuidar el medio ambiente.

No lo hemos dejado en la calle, no está en la plaza, no está en el relleno sanitario y a nosotros nos ayuda a darle más tiempo de vida útil al relleno, entonces, el objetivo de separar las bolsas, entregarle a una señora recicladora.

El Gobierno Municipal trabaja con 140 recicladoras autorizadas y les pueden entregar a ellas también. Podemos trabajar con ellas, para que vayan y les entreguen diferentes tipos de residuos limpios. Lo que ya no sirve al contenedor y lo que puede ser reciclado, bolsas plásticas y otros, a estas señoras también se puede entregar.

¿Cuál es la cantidad ideal de bolsas que se debería recoger?

Si entregan de 12 a 15 kilos cada 15 días tendríamos que generar más todavía. Si estamos enterrando 60 toneladas diarias, que nosotros saquemos entre 25 toneladas limpio a diario. Sería un negocio para las señoras recicladoras, un negocio para aquellas empresas que utilizan el plástico triturado y lavado para sus nuevos procesos.

Nosotros, para lavar y picar y darle a Emaverde para plastimadera, ya hemos ganado con 25 toneladas que no estaríamos enterrando cada día.

La planta municipal, ¿desde cuándo está funcionando y dónde se encuentra?

La Planta de Clasificación de Residuos se encuentra ubicada en Alpacoma, en el relleno de Alpacoma. Esta planta lleva operando 10 años y desde el año pasado nosotros tenemos la planta lavadora, picadora y secadora de plásticos. Ya el año pasado funcionó esta planta cuando tenemos volúmenes altos.

Y en cuanto a la fabricación con plástico y madera, ¿qué es lo que se está haciendo?, ¿cómo está la producción?

Nosotros lo pasamos a Emaverde y todo a requerimiento. Ahora aproximadamente, vamos a juntar 160 kilos de plástico picado y lavado diario. Cada 20 días le entregamos y en Emaverde están haciendo los tablones para las macetas y algunos muebles que le soliciten, pero mayormente está yendo para las macetas.

¿Qué daño ambiental provocan las bolsas nylon? ¿Tarda en degradarse 150 años?

Hablamos desde lo que puede ser 150 años hasta 500 años. El plástico en general genera varios problemas.

Uno, si quiere ser quemado a altas temperaturas, hablamos de 1.000, 3.500 grados centígrados, no produce contaminante, es una fuente de energía. Pero si se quema así en 200 grados como en una fogata normal que se puede hacer o que quema un vecino, eso sí está contaminando con dióxido, monóxido y los componentes del plástico.

Entonces, no es recomendable quemar el plástico de manera domiciliaria. Muchos lo hacen, pero estamos contaminando y emitiendo gases nocivos a la atmósfera. Cuando el plástico se empieza a descomponer y esto lo notamos en un plástico que alzamos de tiempo, que estamos por un parque, cuando hacemos la campaña de limpieza, el plástico se deshace y genera una especie de polvo.

A eso ya le decimos nosotros, que estamos en el tema de plásticos, microplásticos. Si eso está en la atmósfera, llega a nuestro sistema respiratorio y nos puede causar problemas en los pulmones.

Todavía los estudios con microplásticos se están realizando en cuanto a salud. Pero ya tenemos aves que están enredadas en cuerdas de plástico, en hilitos de plástico. Ustedes van a ver varias palomas con hilos de plástico en sus pies.

Hay varios peces, ranas, en nuestros ríos. No tenemos que ir fuera del país, el lago Titicaca tiene, algunas lagunas que presentan esto donde el pez, el anfibio, se enreda. En muchos de los casos es parte ya de su cuerpo, y en otros poco a poco.

Si el animal es pequeño y va creciendo, este plástico no se estira se vuelve como una cadena que lo va a ir ahogando, ahogando, ahogando, y formando una herida al animal.

Entonces, el plástico tiene varias cosas dañinas propias en su manejo. Ambientalmente, en el tiempo, no de forma inmediata, pero sí ya pasando cierto periodo de tiempo nos causan los problemas tanto en agua, suelo y atmosférico.

¿En el agua cuáles son los problemas?

En el agua los peces se enredan. No se descompone en el agua. En el agua no se va a descomponer, pero va a flotar por todo lado. Por su peso no se va a hundir, a menos que sea algo que esté envuelto o cerrado en esa bolsa, sí se va a hundir. Después va a estar flotando, y  las aves y los peces van a tener problemas.

¿Qué podemos hacer los seres humanos frente a este problema?

Sacarnos el chip de pedir bolsas plásticas, vayamos al mercado con una bolsa reciclada. Antes nuestros abuelos iban con canastas. Aquí está mi canastita. ¿Bolsa plástica?, no, no, no, no me des, aquí a un costadito lo voy a poner.

Nosotros vamos al mercado, pedimos una cuarta de papa, y lo primero que ocurre es que automáticamente la señora que vende ya te está dando en una bolsa y te lo mete en otra bolsa. Vamos por el tomate, vamos por la arveja, por el haba, dame 50 centavos y la señora ya su mano está estirando para agarrar la bolsa. Y nosotros, te incluyo, me incluyo, no le decimos, no, no me des bolsita aquí, pónmelo.

Pero, ¿qué hacemos?, recibimos y pagamos callados. Ya sé, es un hábito, pero tenemos que empezar a romper ese hábito nosotros mismos.

Esperemos que con estas 150 unidades educativas que están trabajando con niños vayamos rompiendo esos hábitos. Nosotros los adultos también tenemos que decir no, tengo mi bolsita, dame aquí la comida.

Antes íbamos con viandas. Ahora vamos a la pensión y pedimos para llevar. No podemos llevar una vianda que hay harto todavía en el mercado, evidentemente es plástico, pero ir con tu vianda y ya no te va a dar el envase, que no lo vas a volver a utilizar y lo vas a botar.

Las dos bolsas que te ha dado para el aderezo, para la llajua, el mismo almuerzo, la sopa y el almuerzo. No sabemos qué daño nos causa la sopa en la bolsa. Y en eso te da otra bolsa. Total te estás llevando cinco bolsas en tu almuerzo.

Entonces hay que impulsar el hábito de decir: “aquí está mi vianda, dame aquí”. Hay que retomar tal vez costumbres de nuestros abuelos, de nuestros papás.

////

Deja un comentario