Las graderías Fernando Guachalla, en Sopocachi, y la de Rosendo Gutiérrez, en Centro tienen luces LED. Foto: AMUN

AMUN/22-12-23
Iluminadas, con murales, áreas verdes y hasta una pista para break dance, así lucen las nuevas graderías de las calles Fernando Guachalla, en Sopocachi, y la de Rosendo Gutiérrez, en Centro. El alcalde Iván Arias entregó la noche de este viernes ambas obras y dijo que embellecen la ciudad en la línea de la Ruta del Amor.


“Antes era un lugar de peligro, ahora está llena de luz; es el signo de nuestra gestión, queremos devolver la esperanza y luz a esta ciudad”, expresó el Alcalde. Recordó que la Ruta del Amor empieza en la Av. Abdón Saavedra y atraviesa por diferentes plazas y calles de la zona Sopocachi; hasta la fecha ya se concluyó la plaza Ana María Romero de Campero, ubicada en la Av. 20 de Octubre esquina Romecín Campos, y el pasaje Ladislao Cabrera, que está en El Prado paceño.


Arias recorrió las graderías de la Fernando Guachalla, que destacan por sus nuevas barandas, baldosas prefabricadas, revestimientos de piedra comanche en peldaños y hormigón simple para pavimentación. También tienen luces LED.


La Fundación Raíces y Laboratorios Bagó fueron parte del proyecto para “recuperar los refugios verdes”, remarcó la esposa del burgomaestre, Mercedes Butrón. “Las graderías nos generan confianza al usarlas, alegría al transitarlas y felicidad al ver embellecer esta ciudad que acoge a paceños y no paceños; seamos generosos y cuidemos porque ayuda a tener una ciudad amigable”, expresó.
“Esta es una prueba más de lo que realmente hacemos, son actitudes, son acciones de amor, lo opuesto a lo que ocurre en la ciudad (…) en la gestión de nuestro Alcalde, nosotros trabajamos 24 horas por días y siete días a la semana”, afirmó el director de la Agencia por el Bien Común (ABC), Guilherme Tortato.


En la entrega de las graderías, un grupo de jóvenes bailó en la pista de break dance. “Tan lindas barandas, difícil es bajar gradas sin ayuda para una abuelita como yo”, “le decía a mi hijo que no pasemos por acá, porque era peligroso, ahora hasta dará gustó venir a pasear”, “para ir a la Universidad me daba miedo bajar por estas gradas, ahora está bien colorida”, fueron algunos de los comentarios de los transeúntes.


“Nunca van a escuchar que nuestro trabajo es sacrificado, tenemos inculcado y claro que es un honor trabajar por la ciudad, prueba de ello son las nuevas gradas de la Ruta del Amor que construimos y el centenar de obras que estamos entregando cada día”, remarcó Tortato.


El jefe de Productos de Laboratorios Bagó, Marco Palomeque, ponderó el proyecto que beneficia a miles de vecinos que transitan a diario por las graderías. “Realmente complacidos de ser parte de esta inauguración tan linda, señor Alcalde, felicitarlo por estas iniciativas, realmente creemos que hay necesidades que priorizan y por las que trabajan”, dijo el empresario.
///

Deja un comentario