PRESTES MAYORES DE LA FESTIVIDAD SEÑOR JESÚS DEL GRAN PODER 2023

0
37 lecturas

“EL MOTIVO DE BAILAR ES LA FE Y DEVOCIÓN DE LOS FRATERNOS A NUESTRO TATA”

AMUN /31-05-23

Los esposos Marquín Silva y Angélica Álvarez son los prestes mayores de la festividad Señor Jesús del Gran Poder. Cuentan que son devotos desde 2005 cuando empezaron a participar de distintos conjuntos folklóricos. Ahora bailan en la fraternidad Nueva Generación Viajeros La Paz – Charaña. Fabrican muebles y también los importan de China. Su especialidad es amoblar oficinas, dormitorios y otros espacios.

Este el diálogo con la Agencia Municipal de Noticias  – AMUN:

— ¿Quién son Angélica Álvarez de Silva y  Marquín Silva Cabrera? ¿A qué se dedican?

— ANGÉLICA:*  Soy Angélica Álvarez de Silva y nosotros (conMarquin Silva Cabrera) nos dedicamos a fabricar muebles. También mi esposo viaja a China, toda mi familia, mis hijos, nos dedicamos al comercio.

— ¿Hace cuánto tiempo se dedican a este negocio?

Desde el 2000, pero desde que tenía 20 años me dediqué al comercio.

Empezamos con útiles escolares, hemos vendido utensilios de cocina, equipamiento para cocina y ahora nos dedicamos a amoblar oficinas, dormitorios, todo lo relacionado con muebles.

—  MARQUIN: Soy Marquin Silva Cabrera, Preste Mayor de esta gestión.

Nosotros hace dos años empezamos un emprendimiento para la fabricación de mobiliario. También nos dedicamos a la importación de mobiliarios de China y mis hijos siguen lo que emprendimos.

— ¿Desde cuándo son devotos del Señor Jesús del Gran Poder?

— ANGÉLICA: Desde el 2005. En un inicio bailábamos en otras fraternidades, luego en nuestra fraternidad, la Nueva Generación Viajeros La Paz – Charaña, donde estamos hace aproximadamente 16 años.

Nosotros siempre habíamos pedido al Señor Jesús de Gran Poder salud y luego trabajo, y hemos sido bendecidos, gracias al Tata hoy en día nosotros estamos económicamente en buena posición, diría yo, porque con toda mi familia nos hemos dedicado al comercio.  

— MARQUIN: Al principio fue bailar por bailar, no tanto por devoción, pero año tras año que uno va bailando se siente en el corazón esa fe, esa devoción al Tata del Gran Poder. Entonces, cada año ya era algo obligatorio para nosotros el apoyar a nuestra fraternidad y esperábamos la fecha de la entrada del Gran Poder.

Después del Gran Poder nosotros viajamos a la localidad de Charaña, la frontera con Chile, donde también participamos y ahí nuestra fe creció mucho más y a su vez igual recibimos bendiciones de nuestro Tata, estamos felices por eso.

— ¿Cómo se convirtieron devotos del Señor Jesús del Gran Poder?

— SEÑORA ANGÉLICA: Nosotros siempre participábamos en entradas (folklóricas) pero un día nos llamó una comadre, mi consuegra, nos dijo: “bailaremos”. Entonces, fue así que comenzamos a bailar y hubo la oportunidad de recibir la Festividad del Señor Jesús del Gran Poder (en nuestra fraternidad) en 2014 y desde esa fecha tenemos nuestra imagen (del Jesús del Gran Poder) en la casa y fue más el cariño, más buscar al Señor, pedir favores y verlos cumplidos.

Pedimos al Señor Jesús del Gran Poder que nos proteja e ilumine en nuestra familia y trabajo, y así buscamos acercarnos a la iglesia, saber más y hemos llegado ahora a ser el Preste Mayor.

Recuerdo que en la fiesta donde mi comadre y compadre, Adhemar, recibieron el Preste Mayor nos dijeron que tenemos mucho cariño a nuestra iglesia y a nuestro Santo, por esa razón nos dieron esta oportunidad de poder compartir con la iglesia, el párroco, la comunidad y estamos pendientes de lo que falta o que debemos de hacer.

— MARQUIN: A mi esposa siempre le ha gustado ir a la iglesia, me decía “vamos a la iglesia” y así llegó la propuesta de bailar y ese sentimiento, nuestros corazones empezaron a transformarse poco a poco y sentimos el llamado del Señor, por eso en 2014 fuimos pasantes del Gran Poder, de nuestra fraternidad.

En 2015 también fuimos pasantes en Charaña, en la frontera, y más nos acercamos a Dios con ese agradecimiento por las bendiciones que hemos recibido. Le veo mi esposa e hijos sanos y con trabajo, eso nos fortalece y nos une más a Dios.

— ANGÉLICA: Es un agradecimiento único, yo a mis 55 años, estoy muy agradecida, muy feliz y muy satisfecha con la devoción que tengo a mi Tata de Gran Poder.

— De todo lo recibido del Señor Jesús de Gran Poder, ¿qué les llegó al corazón?*

— ANGÉLICA: Las bendiciones de mi Tata son muchas, pero entre ellas tener a mis hijos con buena salud, buen camino y profesionales. También que en mi negocio me ha ido muy bien. Igual es agradecer por el cuidado a sus devotos, no solo a mi familia, sino a todas las familias, a todo el mundo, a toda Bolivia y a todos los que bailan en el Gran Poder.

Siempre dicen “el Tata me ha dado esto”, “el Tata me ha hecho esto” y yo estuve así muchas veces, a veces la gente, las personas, somos débiles, no sabemos a quién recurrir, nos sentimos solos, vamos aquí donde el Tata del Gran Poder, nos ponemos de rodillas, a veces imploramos que nos cuide especialmente que nos guíe en cómo deberíamos de vivir la vida, nos proteja y  también a los demás, y este es el fin que yo tengo, que me jala, me empuja al Señor.

— MARQUIN: Son muchas, pero lo que me ha marcado es el nacimiento de mis nietos. Nosotros mirábamos, no teníamos nietos, queríamos, mirábamos a las personas y queríamos tener nietos. Entonces, mi hija se casó, después de varios años, se embarazó y tuvimos a los nietos, verlos sanos, hiperactivos, eso me llena, para mí es lo más grande que me pasó.

— Cuando ustedes se acercaban al Señor Jesús del Gran Poder y le pedían concederle algo, ¿Qué que le prometían, le pedían?

— ANGÉLICA: Siempre prometo llevarle flores, estar pendiente del Señor Jesús del Gran Poder, compartir con los demás todo lo que me da, sé que hay personas, niños, que necesitan, no simplemente la gente vive de pan, como se dice, también se necesita un ¿cómo estás?, ¿estás bien? o consejos.

En la fraternidad algunas amigas me dicen “esto me pasa, estos problemas tengo”  y les aconsejo ir a la iglesia, contarle al Señor; cuando uno va a la iglesia de rodillas ante el Señor y le cuenta, al llegar a su casa se siente poco a poco más satisfecho, más tranquilo y pasan los días y nota que cualquier problema se soluciona.

— MARQUIN: Nosotros hicimos la olla del pobre, compartimos con personas en situación de calle. Entonces, nos une un poquito la iglesia, queremos estar presentes con lo poco o mucho que tenemos, pero queremos compartir, también ya estamos mayores, tengo  57 años, y queremos inculcar a nuestros hijos el acercarse más a Dios y compartir, uno se siente bien satisfecho.

— ¿Qué razones consideran que motiva a las personas a participar de la Festividad del Señor Jesús del Gran Poder?

— MARQUIN.- Yo creo que la fe y devoción. Siempre escucho a los compadres y a otras personas: “yo bailo ya tres años porque tenía problemas, pero le he pedido un milagro y me ha cumplido”. Entonces, creo que el motivo es la fe y devoción de los fraternos, por eso bailan a nuestro Tata.

Nosotros bailamos muchos años ya ininterrumpidamente, empezamos (hace 16 años) y  hasta ahora estamos. 

— ¿Cómo expresan su devoción, su fe y esperanza en el Señor Jesús de Gran Poder?

— ANGÉLICA: Nuestra devoción la expresamos bailando para el Señor y animando a otras personas a bailar, tener fe, participar en la festividad del Gran Poder, y sentimos una satisfacción personal cuando vienen a bailar. Uno después de bailar en el Gran Poder se siente feliz y tiene más ganas de trabajar, más ganas de vivir, eso es lo que yo siento.

— MARQUIN.-  Cuando entramos a bailar en la Promesa del Gran Poder sentimos que el Tata nos está mirando, por agradecimiento nosotros estamos bailando y de ahí recibimos las bendiciones del Tata; cuando pasamos por la iglesia y le tocamos el manto al Tata es como… no sé cómo explicarle… es un encuentro, una renovación, algo pasa, no le podría explicar, pero es una sensación muy linda la que siento.

— ¿Cuál son los momentos más emotivos en la entrada del Gran Poder?

— ANGÉLICA.- Cuando llegamos a la iglesia vemos al Tata, que está siempre ahí, con los brazos abiertos y es como si nos estuviera esperando y nos dice “qué bien”, “seguí adelante”, esa es la alegría inmensa que nosotros sentimos llegando a la iglesia.

— MARQUIN.- Igualmente, cuando llegamos a los pies del Tata hay una sensación que no le puedo explicar, nos sentimos más renovados, con más ganas y  decimos “seguiremos adelante bailando”, no hay ese cansancio, todo desaparece.

— ¿Cuál fue la acción más importante que hicieron para llegar al Señor Jesús del Gran Poder?

 MARQUIN: Fueron muchas, por ejemplo, este año hemos cumplido con la iglesia con varias actividades que se realizan. Entonces, no le podría decir que fue o es más importante que lo otro que hicimos. Consideramos que todas las actividades que realizamos junto con el padre son importantes.

— ¿Qué pueden decir de los 100 años de devoción al Señor Jesús del Gran Poder?

— MARQUIN: Son 100 años cumplidos y yo creo que la devoción de las personas ha crecido mucho más. Como persona me siento muy satisfecho porque me tocó ser Preste Mayor en los 100 años de devoción a nuestro Tata del Gran Poder y eso me pone feliz.

— ¿Cuáles fueron las obras de beneficencia que realizaron en este centenario de la devoción?

— MARQUIN: La primera actividad que realizamos con la iglesia fue la olla del pobre. El padre (de la iglesia) nos dijo “este domingo próximo les toca hacer la olla del pobre” e hicimos cocinar con otras personas como 200 platos y compartimos, digamos, con las personas en situación de calle.

Después vinieron otras actividades para Navidad, Año Nuevo, el Día de Reyes Magos, entre otras, pero siempre compartimos, lo hacemos con fe y cariño. No le puedo decir algo específico. También regalamos juguetes.

— ANGÉLICA: Aparte de estas actividades, lo que me gustó más, y es con mucho cariño, es (trabajar en) el manto del Señor que estamos elaborando ahora y va a lucir el siguiente jueves (1 de mayo).

Anteriormente, le coloqué el vestido que llevó el Señor Jesús en Semana Santa y me gustó mucho, el Señor cambió de cara, incluso lo sentía diferente al Tata una vez que le vestimos con su atuendo blanco. Entonces, también esa es la gran satisfacción que tenemos, ver que el Señor se ponga algo de nosotros, que lo tenga, que lo luzca, con tanto cariño que lo hacemos.

— La devoción une y no discrimina, ¿qué nos pueden decir al respecto?

— ANGÉLICA: Anteriormente había discriminación, incluso la pollera era un poco molesto usar. Mi madre fue una mujer de pollera y cuando íbamos al mercado siempre decían “esta chola”, pero hoy en día no es así, sino es un orgullo vestir pollera, llevar en alto el sombrero que tenemos como paceñas.

En estas festividades tenemos mucha gente del exterior como de Chile y China, también de otros departamentos del país y se visten de cholita o moreno, por ejemplo, en mi fraternidad hay personas de Santa Cruz, Cochabamba y Tarija, también coreanos, chilenos y no hay una diferencia social, si eres más alto, más bajo, más moreno o más blanco, no se ve quién tiene más o menos dinero, sino lo más importante es nuestra fe ante nuestro Señor Jesús de Gran Poder. 

 MARQUIN: Ahora el que baila demuestra su fe, su devoción al Tata y comparte, todos ya son amigos, son compadres, es la costumbre de las fraternidades. Entonces, creo que la discriminación se alejó. Pienso que en pocos años más ya no se va a escuchar sobre esto.

— Por lo general, ¿cuál es el atuendo que lleva puesto el Señor Jesús del Gran Poder?

— ANGÉLICA: Lleva una bata y el manto sagrado que significa que siempre nos protege. Tiene un manto que se elabora con cara de moreno, con diferentes bordados que hacen nuestros artesanos. Entonces, eso es lo que viste nuestro Señor.

— MARQUIN: La corona representa que es Hijo de Dios, que es el Rey de Reyes.

— ¿Qué opinión les merece el trabajo que realiza la Alcaldía de La Paz para el desarrollo favorable de la Festividad del Señor Jesús del Gran Poder?

— MARQUIN: Quiero agradecer al Gobierno Autónomo Municipal de La Paz por la entrevista, al señor alcalde Iván Arias por el apoyo que nos motiva a seguir adelante, siempre lo vemos en misa, para nosotros ya no es extraño, antes no se veía a ninguna autoridad, ahora verlo, es decir “está el señor alcalde”. Entonces, que una autoridad esté nos motiva y pienso que realza la fiesta un poco más.

— ANGÉLICA: También agradecer el apoyo, a nuestro alcalde por promocionar esta festividad gestión 2023 más que años anteriores, por las calles que están más trabajadas, la organización y logística, quiero decir a nuestro señor Alcalde muchas gracias.

A los devotos que bailan para el Señor Jesús del Gran Poder les digo que sigan bailando, participando, porque se ayuda a mucha gente, se mueve la economía y eso es bueno para nuestra gente que vive al día, y doy mil gracias a nuestro Tata por todo.

///

Deja un comentario